martes, 18 de noviembre de 2008

El expolio (II)

Hoy se ha inaugurado el adefesio fresco de Miquel Barceló para la Alianza de Civilizaciones de la ONU en Ginebra. Ha sido muy comentado en los últimos días el dispendio de fondos públicos que ha supuesto: 18 millones de euros del erario público más los que han puesto empresas privadas como Telefónica, Repsol y alguna que otra de las que pueden obtener jugosas compensaciones de la regulación del Gobierno contra los consumidores. Además, unos 500 mil euros eran Fondos de Ayuda al Desarrollo que han sido malversados por Moratinos. O no. En realidad, bien han contribuido al desarrollo del pintor, que con esto apuntala su ya sobrevalorada cotización en el mercado del arte.

Casualmente, Barceló fue uno de los artistas de la zeja que apoyaron a Zapatero en las pasadas elecciones. Por supuesto, la 2 (ruinoso canal público de TV) ponía hoy un reportaje propagandístico sobre el proceso creativo de la churretosa obra. El pintor, manguera en mano, rociando de pintura unas estalactitas epóxicas que cuelgan del techo para producir una obra que podríamos decir de "arte aleatorio". No se podrá decir que la pincelada de Barceló es fina, pero tampoco es un pintor de brocha gorda, es puro gotelé. Con lo pasado de moda que está.