miércoles, 11 de julio de 2007

El gran negocio del apocalipsis climático


El gran embaucador climático, Al Gore, queda en evidencia en este blog. Yo no creo que sea ignorante, sino deshonesto, un verdadero embaucador. En realidad, ha montado un próspero negocio que le reporta pingües ingresos.


Además, los progres salvadores de la Humanidad, también han aportado su grano de arena. Pero no a la lucha contra el cambio climático, sino a su propia promoción comercial. Así, el pasado fin de semana, tuvieron lugar los conciertos llamados Live Earth, otro negocio monumental que habrá servido para contaminar más. ¿O es que fueron conciertos acústicos, alrededor de una hoguera? No, fueron conciertos multitudinarios con millones de watios de luz y sonido en todo el mundo.


Todos estos cantantes que vuelan en aviones privados (mucho más contaminantes por pasajero que un avión convencional), que utilizan toda clase de aparatos electrónicos fabricados con derivados del petróleo y cuyas creaciones, por llamarlas de alguna manera, requieren del uso de energía eléctrica, no serían nada de nada sin el avance tecnológico que hemos conseguido, en parte porque hemos contaminado el planeta. ¿Serán capaces de vender sus propiedades ilegítimamente adquiridas e irse a vivir a un bosque o seguirán disfrutando de sus mansiones refrigeradas en Beverly Hills?




Recuerda al título de aquél disco de Supertramp, Crisis? What crisis?