sábado, 3 de mayo de 2008

La ley (II). Despojo legal


Ha empezado el periodo de declaración de la renta y no puedo más que acordarme de los pasajes del libro de Bastiat La ley en los que habla del despojo legal y generalizado:

"¿Cómo averiguar la existencia su existencia (la del despojo legal)? Muy fácilmente: examinando si la Ley quita a unos lo que les pertenece para dárselo a otros, a quienes no pertenece; examinando si la Ley verifica en provecho de un ciudadano, y con perjuicio de los demás, un acto que aquel no podría verificar por sí solo sin cometer un crimen. En caso semejante, daos prisa a derogar esa ley, porque, no sólo es una iniquidad, sino también un manantial fecundo de iniquidades; porque inspira el deseo de tomar represalias, y, si no andan muy solícitos, el hecho excepecional se extenderá, se multiplicará y se convertirá en el esistema. El favorecido por la ley pondrá, como es natural, el grito en el cileo; invocará los derechos adquiridos; dirá que el Estado debe fomentar y proteger su industria; alegará que es bueno que el Estado le enriqeuzca, porque, cuanto más ricvo es, más gasta y mayor lluvia de salarios derrama sobre los pobres jornaleros. Pero no hagáis caso del sofista, porque justamente, sistematizando sus argumentos, es como se consigue sistematizar el despojo legal. Esot es lo que ha sucedido. La maía de hoy es enriquecer a todas las clases, unas a costa de otras; es generalizar el despojo, so pretexto de organizarlo. Y como el despojo legal se puede ejercer de muchísimas maneras, hay también muchísimos planes de organización: aranceles, protección, primas, subvenciones, estímulos, impuesto progresivo, instrucción gratuita, derecho al trabajo, derecho al beneficio, derecho al salrio, derecho a la asistencia, derecho a los instrumentos de trabajo, derecho al cre´dito gratuito, etc., etc.: y el conjunto de todos esos planes, en lo que les es común (que es el despojo legal), es lo que se llama socialismo."